El concepto

La Unión Europea define la categoría de jóvenes en situación de abandono escolar temprano como las personas entre 18 y 24 años de edad que dejan el sistema escolar en el nivel de la enseñanza secundaria obligatoria y no continúan otros estudios o formación.

Las personas que abandonan los estudios antes de tiempo son aquellos que solamente titulan el nivel de enseñanza infantil, primaria, educación secundaria obligatoria o un período de Bachillerato de menos de dos cursos.

El abandono escolar temprano puede mostrarse de múltiples formas. Se incluyen personas jóvenes que abandonen los estudios antes del final de la educación secundaria obligatoria, aquellos que, habiendo completado la educación obligatoria, no han conseguido el Título de Bachillerato y también aquellos que cursando formación profesional básica o de grado medio no han conseguido una certificación de Técnico de Grado Medio equivalente a Bachillerato.

Early leavers from education and training among people aged 18-24 years, 2019

La Información actualizada publicada por la Unión Europa se puede encontrar en Early leavers from education and training across EU regions

La situación en Turquía
Evolution of ESL in Turkey

El abandono escolar temprano y el absentismo han estado siempre en la lista de problemas prioritarios a los que se enfrentan las instituciones educativas en Turquía. Esto es debido a que bastantes estudiantes que asisten a las escuelas públicas sufren una serie de problemas socioeconómicos, provienen de orígenes culturales diversos y como no tienen el suficiente apoyo familiar, se retrasan académicamente con respecto a sus compañeros de clase. Todos estos problemas conllevan a que se distancien de la escuela y que haya alto porcentaje de absentismo o abandono escolar temprano.

El ministro de Educación y otros organismos educativos han tomado medidas e implementado proyectos como el nuestro con el fin de reducir el número de estos estudiantes. Han intentado, por una parte, hacer que las escuelas tengan un ambiente más atractivo para los estudiantes y, por otra parte, apoyarles económicamente, además de ofrecerles clases extra para mejorar su rendimiento.

A pesar de todos estos esfuerzos, durante la pandemia tuvimos que enfrentarnos a un escenario totalmente diferente como país. Al vernos forzados a cerrar las escuelas, los estudiantes tuvieron que continuar con su educación a través de clases a distancia durante más de un año. Esta situación obviamente ha causado muchos problemas para los estudiantes del grupo de riesgo más alto al carecer de los medios tecnológicos o de internet para seguir sus clases en línea. Aunque los organismos gubernamentales y las instituciones locales procuraron por todos los medios proporcionar a los estudiantes lo que necesitaban para seguir las clases, no siempre fue suficiente para paliar la situación.

Después del desarrollo de clases en línea, observamos una actitud positiva por parte de los padres hacia la educación y la escuela. Podemos concluir que durante el tiempo que los estudiantes estuvieron confinados en casa delante de las pantallas intentando ponerse al día en las asignaturas de la escuela, haciendo un esfuerzo por sí solos, apartados de sus compañeros y del profesorado, las familias comenzaron a entender la importancia de la escuela como institución educativa y del profesorado como líderes y orientadores de las vidas de sus hijos e hijas. Hemos observado que las familias se sentían incapaces de ayudarles con las clases, planificarles el tiempo libre, apoyarles con los deberes y mantener un ambiente de disciplina en casa.

Desde el punto de vista de los estudiantes, las familias entendieron la importancia de la escuela y de la educación, principalmente porque la pandemia les ayudó a entender que la interacción directa con los educadores es de crucial importancia y comenzaron a entender el valor de la asistencia a clase, puesto que se retrasaban fácilmente en sus clases si no podían seguirlas en línea. Todos los centros educativos en Turquía apoyaron a los estudiantes con clases extra para ayudarles a recuperar esa ausencia en las clases en línea, pero el proceso ha sido muy largo para resolver todo, puesto que los estudiantes estuvieron confinados durante año y medio. La mayoría de los estudiantes han declarado que tenían dificultados en completar sus deberes, puesto que había una gran diferencia en su conocimiento del currículo en las asignaturas de la escuela. Para superar este obstáculo, el profesorado llegó al entendimiento mutuo de bajar el nivel de dificultad de las preguntas en las pruebas de evaluación y apoyar a los estudiantes antes de los exámenes.

En conclusión, la pandemia ha provocado un cambio estructural en el concepto de educación en todo el mundo. Queda por ver qué cambios se mantendrán cuando la pandemia concluya y qué cambios desaparecerán, así como observar cómo serán las escuelas como instituciones educativas en los ojos de los responsables de la educación. Mientras tanto, todo el profesorado continuará ofreciendo tanto apoyo como puedan a los estudiantes para conseguir sus metas académicas y su bienestar social.

La situación en Irlanda
Evolution of ESL in Ireland
La situación en Italia
Evolution of ESL in Italy
La situación en Croacia
Evolution of ESL in Croatia
La situación en España
Evolution of ESL in Spain

Uno de los objetivos educativos prioritarios para la UE es la reducción del Abandono Educativo Temprano por debajo del 10%, tal como recoge la estrategia europea 2020, al tratarse de un fenómeno persistente, con diferentes realidades según el país, que es necesario abordar desde una perspectiva poliédrica.

En España se ha logrado reducir esta tasa en los últimos años (con diferentes realidades según las comunidades autónomas), sin que estas cifras hayan conseguido todavía acercarse al objetivo descrito.

Por ello, esta realidad sigue aún hoy en día siendo la puerta de entrada al fracaso escolar y tiene que entenderse como un grave problema social que lleva asociado no solo la falta de preparación académica sino también las opciones de inserción en el mundo laboral y el precipicio que supone la exclusión social, pero también afecta significativamente a las expectativas de las personas que lo viven, así como a su propia libertad y autonomía personal.

De ahí que este proyecto ha tratado de poner sobre la mesa argumentos y propuestas en varios sentidos: intervención coaligada entre diferentes servicios públicos (educativos, sociales, sanitarios, culturales…) y entidades sociales del entorno; trabajo con las familias y el alumnado en temas como la autoestima, el bienestar personal…; mejora de sus entornos de vida, entre otros.

Es preciso, por tanto, un esfuerzo compartido entre todas las administraciones educativas y otras instituciones, públicas y privadas, para abordar este fenómeno y lograr la erradicación del abandono escolar temprano en los próximos años. La suma de todas las partes será el principio del fin del problema.